Ir al contenido principal

¿Por qué no despegan los libros digitales en España?

Me remito a un artículo de hace unos días de "El País" titulado "Sabemos descarganos ebooks pagando, pero no lo hacemos". Sin entrar a comentarlo, el autor deja sin embargo sin explicar un tema que a mí me parece muy relevante: La creciente brecha entre quien tiene un lector de libros electrónicos y quien además paga por ellos.

En este artículo los comentarios son muchos, y son interesantes porque, con razón o sin ella, dan una imagen del lector que las estadísticas no pueden reflejar y que no tiene que ser la misma del periodista o del aficionado que escribe sobre el tema. Así encontramos los explicaciones habituales, principalmente sobre el precio y la tentación de los sitios de enlaces, los clásicos que sí son gratis, la protección DRM, las dificultades de que existan varios formatos y tener que convertirlos, la no existencia de una plataforma antes de la llegada de Amazon, etc.

Precisamente sobre esto último algo a favor de amazon, nook, kobo o apple es que sí han hecho una inversión tanto en dispositivos propios y en aplicaciones de lectura para otros dispositivos como en una plataforma de compra de libros.


Lo de tener que pasar los archivos al lector a través de un ordenador entiendo que pueda echar a muchos para atrás, si además hay que usar calibre o similares para la conversión. Además, quien se compra un ereader en una tienda, porque no quiere hacer compras por internet no pensará luego volver a la tienda a comprarse también los ebooks, ¿no? En algún momento tendrá que dejar la tarjeta de crédito en la pantalla. Lo que me lleva a pensar que tarde o temprano encontrarán a quien les pase una memoria USB con todos los libros que puedan leer en la vida.


Personalmente no estoy del todo convencido de que el precio sea el único motivo. Un ejemplo: Por lo que he podido ver, la versión en kindle de "The Casual Vacancy", la próxima novela de J.K. Rowling, que se publicará a finales de septiembre costará 19,99 $ y con toda seguridad será un exitazo. Entiendo que Rowling se podría permitir regalarlo si le diera la gana, no necesita más dinero, pero ¿qué pasaría si decidiera venderlo a 1$? ¿Seguiría apareciendo en sitios de descarga? Ni idea, pero me queda la curiosidad. No por eso estoy diciendo que lo ideal es que todos los libros electrónicos cuesten 1€ ó 1$ Únicamente empiezo a tener dudas de que el precio sea la única explicación de las bajas cifras de venta de libros electrónicos.


¿Cuánto pesa la facilidad para pasar de la compra a la lectura? ¿Cuánto la calidad del archivo? Es habitual la idea de que basta convertir un archivo de texto, el manuscrito en DOC del autor mismo o peor aún en el caso del fondo del catálogo, escanearlo y pasarlo por OCR, para tener un libro electrónico, lo que sin duda resta calidad y valor a este. Es muy frecuente que la calidad de los archivos de los sitios de enlace deje mucho que desear y más de uno piense que si es gratis puede valer, pero pagar por ello...


Voy a pensar que el mercado poco a poco se regulará. Los lectores no comprarán ni por encima del precio ni por debajo de la calidad que esperan encontrar. Espero que surjan además nuevas plataformas independientes, a ser posible nacionales, que hagan su parte de sana competencia. Qué optimista soy.


Si tienes una opinión diferente, por favor deja un comentario. 

Entradas populares de este blog

Amazon prohíbe la venta de ebooks basura

Comentaba hace unos días Seth Godin en su blog "The Domino Project" que había recibido un email de Amazon en el que explicaban que iban a endurecer su política de venta de títulos de dominio público o con licencia PLR, que es la que permite a un autor vender el texto y la propiedad del texto. Evitando la venta de contenido que ya circula libremente por internet Amazon evita que existan múltiples versiones de un mismo título con mínimas diferencias.
En el momento de escribir este artículo encuentro en Amazon.es más de una docena de versiones del "Lazarillo de Tormes" que van desde los 0,80€ a los 7,21€ de la Editorial Santuario. Entiendo que esta última versión es la autografiada por el autor del Lazarillo y con ilustraciones del ciego... Es verdad que algunas versiones tienen un trabajo filológico detrás, por ejemplo las que tienen una adaptación al castellano actual o un aparato crítico, así indica la descripción y se entiende al menos el precio, supongo que tambié…

Adiós a la tinta electrónica en color

Muy interesante el reciente artículo de Sean Buckley en Engadget, abajo dejo el enlace, sobre el más que incierto futuro de la tinta electrónica en color. Junto a la iluminación, algo que los usuarios pedían insistentemente y que nos parecía hasta hace bien poco, la evolución natural a las primeras pantallas monocromo de tinta electrónica, que por lo demás seguían ofreciendo en comparación con las pantallas LCD de tabletas y smartphones una mejor experiencia de lectura, una duración mayor de batería y, al menos en ese momento, un precio inferior.
En la guerra comercial entre Amazon, Sony, B&N y Nook de los años 2009 y 2010 el lector de tinta electrónica en color podría haber sido el arma definitiva. Son de esos años los primeros prototipos de Triton y Mirasol. No hace mucho aquí mismo comentábamos las posibilidades que la compra de liquavista por parte de Amazon parecía sugerir. Posibilidades que por el momento no solo no se han materializado sino que parecen alejarse definitivamen…

El futuro del contenido digital está en internet

Excelente artículo de Charles Lim en Sparksheet, que toma como punto de arranque el declive de las revistas digitales en forma de App, pero que nos lleva a una serie de reflexiones que podemos aplicar de igual modo a eBooks o a contenido digital en general. Me detengo en los puntos más interesantes y dejo el enlace al artículo original, en inglés, al final.
Papel con apariencia digital
Hace ahora dos años que la revista Wired lanzó su versión digital para iPad. En teoría debería ser el futuro de las revistas debido a la posibilidad de añadir más páginas y más contenido, con pequeñas desventajas, como que el tamaño de este tipo de aplicaciones dificulta su descarga o que el contenido no es indexado correctamente por los motores de búsqueda. Las suscripciones no llegan y cada vez son más editores los que abandonan la plataforma de Apple, como nos cuentan en goodereader. En algunos casos los datos de distribución de la edición digital estarían por debajo del 1% del volumen de la versión en…